Jack-AndrakaEste chaval que veis en la foto, con su acné juvenil y esa pinta de no haber roto un plato en su vida, ha inventado él solito un test de detección precoz del cáncer de páncreas, ovarios y pulmón con sólo quince años. Y no sólo eso, Jack Andraka ha desarrollado una técnica para detectar determinadas células nocivas de manera tan simple como empapar un cartoncito con una gota de sangre, y aún encima sólo cuesta cinco céntimos.

Nuestra capacidad creativa alcanza su pico más alto durante la adolescencia. Albert Einstein siempre recordó un pensamiento que tuvo de adolescente cuando montaba en bicicleta “¿qué pasaría si pudiera viajar sobre un rayo de luz?”. En ese momento no supo solucionar el acertijo pero le quedó grabado en la memoria, y de alguna manera orientó su actividad mental a trabajar en ese campo con resultados asombrosos. Es en esta época cuando ya estamos a punto de empezar a desechar neuronas que no utilizamos provechosamente, como si podásemos los nuevos brotes para fortalecer los antiguos, para poder desarrollar en plenitud las aptitudes que sí hemos empezado a desarrollar.

La hipótesis es que el gran potencial de desarrollo, tanto cognitivo, del razonamiento, de las interacciones interpersonales, del control de las emociones, de la motivación, así como la capacidad de anticipar el riesgo en la adolescencia, dependerá de cuáles serán las sinapsis o las conexiones que se eliminarán, lo cual podría estar en relación con  usarlas o perderlas. Prevalecerán aquellas que son utilizadas. Por ejemplo, el desarrollo académico, el artístico, la habilidad en los deportes es más probable en aquellos que se muestran interesados en estos aspectos, que en los que están marginados, no estudian ni trabajan, o que pasan horas en la computadora, en los videojuegos. El alcohol y las drogas también influyen en la poda de la sustancia gris.

No solamente el lóbulo frontal se modifica en la pubertad, sino también el cuerpo calloso que conecta ambas mitades del cerebro y tiene que ver con la creatividad y la habilidad de resolver problemas. Y, también, el cerebelo que tiene que ver con la coordinación de los músculos y del proceso cognitivo-social. Si la actividad física, las habilidades sociales y el proceso cognitivo son estimulados, el desarrollo del cerebelo será mayor.

Siempre digo que yo podría haber sido una virtuosa del violín, pero como de niña nunca me pusieron un violín en las manos es algo que no sabremos jamás. Con esto quiero decir que es bueno que los niños tengan una oferta variada de actividades que les dé la oportunidad de ampliar capacidades que en el futuro puedan desarrollar plenamente. Todos sabemos lo difícil que es aprender cosas nuevas de adultos, y lo fácil que resulta para los más pequeños aprender idiomas o manejar nuestros teléfonos móviles con sus deditos regordetes casi antes de aprender a hablar.

Los padres de Jack Andraka no pusieron el grito en el cielo cuando su hijo les dijo que iba a investigar sobre la detección temprana del cáncer, aunque suene descabellado, y por eso lo consiguió.